Extremidades inferiores – Tobillo y pie

Utilice estas directrices si ha sufrido una lesión laboral y tiene curiosidad por conocer el efecto de la «pérdida programada de uso» (SLU) en su tobillo y pie. Entonces, podría tener derecho a una indemnización determinada por la normativa de la Junta de Indemnización por Accidentes de Trabajo.

Nuestro informe SLU concluirá que usted ha perdido de forma permanente la función en la parte del cuerpo lesionada debido a su accidente laboral. La determinación del deterioro se basa en las directrices de indemnización por accidente de trabajo del Estado de Nueva York.

Objetivos para determinar la discapacidad del tobillo y el pie

La tibia distal y el peroné forman el tobillo, una articulación de mortaja que proporciona estabilidad a la extremidad inferior y favorece el movimiento del pie. El pie absorbe el impacto durante el golpe de talón y la plataforma rígida durante el despegue de la punta del pie en el ciclo de la marcha. Subir y bajar escaleras requiere dorsiflexión, mientras que la plantarflexión ayuda a elevar el cuerpo y a la depresión del pedal del vehículo o maquinaria.

Debemos valorar objetivamente el déficit físico residual permanente de un paciente debido a una lesión mediante la evaluación de la historia clínica y la exploración física y la interpretación de las pruebas diagnósticas.

Métodos de evaluación de las deficiencias permanentes del tobillo y el pie

Evaluamos el grado de déficit físico residual permanente cuando no se espera más curación durante la mejoría médica máxima (MMI). Por lo tanto, debemos determinar el IMM basándonos en el resultado del curso del tratamiento clínico, la experiencia y otras opciones de tratamiento adicionales.

Además, tendremos en cuenta la extremidad contralateral y los valores esperados al evaluar el nivel de déficit físico residual permanente. Normalmente, se requiere un año desde la lesión o la última intervención quirúrgica para determinar el tiempo transcurrido desde la lesión hasta la MMI.

No debemos evaluar la gravedad del déficit físico residual permanente del mecanismo de lesión. En su lugar, utilice el tiempo de MMI, incluyendo hueso físico, músculo, cartílago, tendón, nervio, vaso sanguíneo u otro daño tisular.

Amplitud de movimiento del tobillo

Figura: Porcentaje de pérdida de uso del pie: Déficit de flexión del tobillo

Figura: Porcentaje de pérdida de uso del pie: Déficit de flexión del tobillo

Figura: Movimiento de la articulación subastragalina

Figura: Movimiento de la articulación subastragalina

 

Figura: Movimiento plantar

Figura: Movimiento plantar

Cálculo de la pérdida de uso del pie

Evaluaremos si se aplican consideraciones especiales a la hora de determinar la pérdida de horario global del pie. Si no existen circunstancias especiales, añada los déficits de flexión plantar y dorsal. A continuación, utilizamos el siguiente cuadro para evaluar otros déficits.

En primer lugar, la pérdida máxima del uso del pie no debe superar la anquilosis. A continuación, ajustamos los porcentajes de pérdida de uso del programa a los valores de la amplitud de movimiento.

Tabla: Pie: Porcentaje de pérdida de uso del pie

Para determinar los déficits, utilizamos la siguiente tabla para seleccionar un déficit y sumar A + B. Los déficits marcados no deben superar el 50-55%. A continuación, ajuste proporcionalmente los porcentajes de pérdida de uso del programa para los valores de amplitud de movimiento.

Tabla: Otros déficits

Tabla: Pérdida total

Consideraciones especiales para el pie

Utilizamos las consideraciones especiales al evaluar los valores de pérdida de uso de los baremos enumerados y añadimos otros déficits cuando se especifica. No obstante, el valor máximo de la pérdida de uso no debe superar el valor de la anquilosis, excepto cuando se soliciten las consideraciones especiales números tres y cuatro.

  • Justificar las pérdidas programadas mediante la determinación de los déficits residuales permanentes, incluida la pérdida de tejido, los déficits de movilidad, la pérdida sensorial y motora, y el deterioro de la función.

     

  • Utilizamos un 33 1⁄3-40% de pérdida de uso del pie para la fractura del os calcis y en función de los déficits de movilidad residual. Entonces, permitimos un programa de piernas si la pérdida de altura del talón provoca un acortamiento de las piernas.

     

  • Utilizamos un 75% de pérdida del uso del pie con la fusión del tobillo. Este valor supera el valor de anquilosis del 60% si el paciente presenta otros déficits en los dedos del pie.

     

  • Determinaremos una pérdida de uso del pie del 66 2⁄3% para una caída completa del pie y una pérdida del 20- 331⁄3% para una caída parcial del pie.

     

  • Consideraremos un programa más elevado para un déficit neurológico residual grave.

     

  • Utilizamos una pérdida media del 20-25% para la rotura del tendón de Aquiles.

     

  • Utilizamos una media del 20-30% de pérdida del pie para las fracturas maleolares (bimaleolares o trimaleolares).

Amputación de tobillo

Utilizamos un 75% de pérdida de uso de la pierna para una amputación en la articulación del tobillo.

Consulte el sitio web de la Junta de Indemnización por Accidentes en el Trabajo de su estado o hable con su abogado de Indemnización por Accidentes en el Trabajo para obtener más información.