Extremidades superiores – Pulgar y dedos

Utilice estas directrices si ha sufrido una lesión relacionada con el trabajo y tiene curiosidad por conocer el efecto de la «pérdida programada de uso» (SLU) en el pulgar y los dedos. Entonces, podría tener derecho a una indemnización determinada por la normativa de la Junta de Indemnización por Accidentes de Trabajo.

Nuestro informe SLU concluirá que usted ha perdido de forma permanente la función en la parte del cuerpo lesionada debido a su accidente laboral. La determinación del deterioro se basa en las directrices de indemnización por accidente de trabajo del Estado de Nueva York.

Objetivos para determinar la discapacidad del pulgar y los dedos

Evaluaremos con precisión el déficit físico residual permanente debido a la lesión basándonos en una evaluación física, el grado posible y las pruebas diagnósticas adecuadas.

Métodos de evaluación de la incapacidad permanente

Determinamos el grado de déficit físico residual permanente en el momento de la mejoría médica máxima (MMI) sin que se esperen nuevos progresos basándonos en el resultado del tratamiento clínico, nuestra experiencia y las opciones de tratamiento adicionales.

Debemos considerar la extremidad contralateral del paciente cuando esté disponible y dentro de los valores esperados durante el nivel de déficit físico residual permanente. La duración de la MMI desde la fecha de la lesión suele ser de un año desde la lesión o la intervención quirúrgica, pero varía.

Sin embargo, la gravedad del déficit físico residual permanente en el momento de la MMI y no el mecanismo de la lesión puede incluir daños en huesos, músculos, cartílagos, tendones, nervios, vasos sanguíneos u otros tejidos.

Clasificación máxima de la parte del cuerpo

Debemos utilizar las Directrices durante la evaluación del déficit físico residual permanente del pulgar y los dedos. Además, evaluaremos la pérdida o deterioro de un dígito basándonos en el dígito y no en parte de la mano. Si hay varias articulaciones afectadas, el valor total de la amplitud de movimiento no debe superar el valor máximo de los dígitos.

En consecuencia, la discapacidad total no debe superar el 100% del siguiente miembro principal más prominente del cuerpo cuando se evalúen discapacidades de varios dígitos. Si la pérdida de varios dedos provoca una discapacidad en la mano, ésta no debe superar el 100% de la pérdida programada de la mano.

Pulgar

El pulgar es el dedo más valioso y trabaja con los demás dedos para alcanzar, pellizcar, agarrar, asir y manipular objetos. Los agarres de pellizco, precisión y potencia requieren flexión, oposición y aducción del pulgar.

Las unidades funcionales del pulgar son las falanges proximal y distal, las articulaciones interfalángicas, metacarpianas y carpometacarpianas. Por lo tanto, no puede optar a la cirugía reconstructiva si el deterioro de la función de la mano se presenta con una pérdida de pinzamiento y una capacidad de prensión minimizada.

Posición de medición de la articulación interfalángica (IP)

Posición de medición de la articulación interfalángica (IP)

Amplitud de movimiento del pulgar

Colocamos la mano en decúbito supino, con la palma hacia arriba y el pulgar en extensión completa. A continuación, flexione completamente la articulación IP del pulgar. La amplitud de movimiento normal de la articulación IP es de 80 grados.

Posición de medición de la articulación metacarpofalángica (MCP)

Posición de medición de la articulación metacarpofalángica (MCP)

Colocamos la mano en decúbito supino, con la palma hacia arriba y el pulgar en extensión completa. A continuación, flexione el MCP al máximo para medir el ángulo entre el primer metacarpiano y la falange proximal. La amplitud normal de movimiento de la articulación MCP es de 60 grados.

Posición de medición para la articulación CMC: Flexión/Aducción/Oposición

Posición de medición para la articulación CMC: Flexión/Aducción/Oposición

La mayoría de las actividades de la mano realizan movimientos de flexión, aducción y oposición, incluido el contacto de pellizco de punta a punta, la prehensión y la manipulación de objetos.

Medimos por:

Coloque la mano en decúbito supino, con la palma hacia arriba, y flexione completamente el pulgar a lo largo de la palma mientras el pulgar gira. Esta rotación se nota al cambiar la posición de las miniaturas. Los grados de rotación adicionales ponen la punta del pulgar en contacto con el MCP y la transición de la flexión completa a la oposición.

  • La oposición completa se produce cuando la punta del pulgar entra en contacto con el MCP del meñique/meñique (4º dedo).

     

  • La punta del pulgar contacta con la MCP del anular (3er dedo) pero no con la MCP del meñique en un déficit leve (1).

     

  • La punta del pulgar contacta con la MCP del dedo corazón (2º dedo) pero no con la MCP del dedo anular en un déficit moderado (2).

     

  • La punta del pulgar contacta con la MCP del dedo índice (1er dedo) pero no con la MCP del dedo corazón en un marcado déficit (3).
Posición de medición de la abducción radial

Posición de medición de la abducción radial

Colocamos el antebrazo en posición neutra de reposo y movemos el pulgar hacia fuera para realizar el máximo movimiento mientras el pulgar contacta con el primer dedo. A continuación medimos el ángulo cuando la articulación MCP se abduce al máximo. La amplitud normal del movimiento de abducción radial es de 90 grados.

Posición de medición de la oposición aislada

Posición de medición de la oposición aislada

Colocamos la mano en decúbito supino con la palma hacia arriba, extendemos completamente las articulaciones del pulgar a lo largo del plano supino (extensión radial) y colocamos el pulgar perpendicular a la palma. A continuación, medimos la capacidad del pulgar para tocar la punta de cada dedo.

Cálculo de la pérdida de uso del pulgar

Cálculo de la pérdida de uso del pulgar

Evaluaremos si se aplican consideraciones especiales para determinar la pérdida de horario global del uso del pulgar. Si no hay consideraciones especiales, calculamos la pérdida programada del pulgar midiendo cada articulación y sumando los valores del déficit utilizando la tabla. Utilice la cifra inferior si existe un único déficit de movimiento, como flexión o extensión.

Es posible que tengamos que utilizar una reducción a la suma de dos valores significativos cuando utilicemos la amplitud de movimiento para determinar la pérdida de uso programada. Aun así, el total no puede superar el valor de la anquilosis.

Pulgar

*Utilizamos la cifra inferior si existe un único déficit de movimiento, como flexión o extensión. No obstante, utilizaremos la cifra más alta si se aplican tanto la flexión como la extensión.

NOTA: Sin otros déficits existentes:

  • El deterioro leve de la aducción del pulgar equivale a una pérdida de uso del pulgar del 71⁄2%.

     

  • Una afectación leve de la oposición del pulgar equivale a un 10% de pérdida de uso del pulgar.

     

  • Una afectación leve de la abducción radial equivale a un 10% de pérdida de uso del pulgar.

     

  • Un programa más elevado puede ser apropiado para aducciones, oposiciones o abducciones más importantes.

Consideraciones especiales sobre el pulgar

Entre las consideraciones especiales para el ajuste final de los dedos figuran las siguientes:

  1. La pérdida de flexión activa o anquilosis en la articulación CMC crea una pérdida del 100% del uso del pulgar, típicamente asociada a déficits de la muñeca, convirtiéndose en una programación de la mano.

     

  2. Una programación de la mano puede producir un deterioro leve, moderado o marcado de la fuerza de prensión o agarre de la mano como resultado de la abducción y oposición del pulgar en la articulación CMC con posibles déficits en las articulaciones MCP e IP.

Dedos

Las articulaciones metacarpofalángica (MCP), interfalángica proximal (PIP) e interfalángica distal (DIP) comprenden desde el dedo índice hasta el meñique (dedos 1-4, según WCB). La articulación MCP permite la flexión y extensión de los dedos y está asociada a las actividades de agarre y pellizco.

Posición de medición de la articulación interfalángica distal (DIP)

Posición de medición de la articulación interfalángica distal (DIP)

1. Posición de medición de la articulación interfalángica distal (DIP)
(La amplitud de movimiento normal de la DIP es de 90 grados)

Flexión: Colocamos la mano en decúbito prono, extendemos los dedos y medimos el ángulo entre la falange media y la falange distal mientras flexionamos/estabilizamos la articulación DIP hacia la palma. Durante esta maniobra, bloqueamos la flexión PIP.

Extensión: Colocamos la mano en decúbito prono, flexionamos completamente las articulaciones DIP y medimos el ángulo entre la falange media y la articulación de la falange distal durante la extensión alejándola de la palma.

Posición de medición para la articulación interfalángica proximal (PIP) Posición de medición

Posición de medición para la articulación interfalángica proximal (PIP) Posición de medición

(La amplitud de movimiento normal de la PIP es de 100 grados)

Flexión: Extendemos los dedos en posición horizontal con la palma y la muñeca y medimos el ángulo entre la falange media y la proximal mientras flexionamos la articulación PIP hacia la palma. Durante esta maniobra, bloqueamos la flexión MCP.

Posición de medición de la articulación metacarpofalángica (MCP)

Posición de medición de la articulación metacarpofalángica (MCP)

Extensión: Flexionamos completamente las articulaciones PIP y medimos el ángulo de la articulación PIP extendida horizontalmente hacia la posición de los dedos.

(La amplitud de movimiento normal del MCP es de 90 grados)

Flexión: Extendemos los dedos y medimos el ángulo entre el hueso metacarpiano y la falange proximal mientras flexionamos la articulación MCP hacia la palma.

Extensión: Flexionamos completamente las articulaciones MCP y medimos el ángulo al extender al máximo la articulación MCP.

Cálculo de la pérdida de uso de un dedo

Empezaremos a evaluar si se aplica alguna consideración especial para determinar la pérdida de horario global del uso de los dedos.

Si no hay consideraciones especiales, calculamos la pérdida de uso programada del dedo midiendo cada articulación y sumando los valores deficitarios utilizando la tabla. Utilizamos la cifra inferior si existe un único déficit de movimiento, como flexión o extensión. No obstante, utilizaremos la cifra más alta si se aplican tanto la flexión como la extensión.

Es posible que tengamos que utilizar una reducción a la suma de dos valores significativos cuando utilicemos la amplitud de movimiento para determinar la pérdida de uso programada. Aun así, el total no puede superar el valor de la anquilosis.

Tabla: Dedo

Dedo Consideraciones especiales

Utilizamos las consideraciones especiales al evaluar los valores de pérdida de uso de los baremos enumerados y añadimos otros déficits cuando se especifica. No obstante, el valor máximo de la pérdida de uso previsto en el baremo no debe superar el valor de la anquilosis, excepto cuando se aplique la consideración especial número cinco.

  1. Deformidad en martillo: Según el grado, hasta un 331⁄3% de pérdida de un dedo.

     

  2. Dedo en gatillo: Hasta un 331⁄3% de pérdida de un dedo. Si es el pulgar o el índice, utilice el valor máximo (331⁄3%).

     

  3. Flail DIP joint: pérdida del 50% del dedo.

     

  4. Una pérdida del 50% o más de la falange distal equivale a una pérdida del 50% del uso del dedo.

     

  5. Contractura de Dupuytren: Requiere una ODNCR o ANCR por Contractura de Dupuytren antes de la evaluación programada, y la lesión o enfermedad profesional debe limitar la pérdida programada. Si sólo está afectado un dedo, la afectación de la mano equivale a una pérdida de uso de la mano de entre el 5% y el 71⁄2%. Si dos o tres dedos comprometen la función de la mano, como la fuerza de prensión, evaluamos una programación más amplia, reconocida por un valor superior a la anquilosis del dedo afectado.

Cargando

Cuando se ven afectados varios dígitos, la carga es la cantidad de programación añadida que permite la debilidad de prensión o la pérdida significativa de la función. Por lo tanto, convertimos las pérdidas de varios dígitos en el programa global de la mano. Sin embargo, los horarios inferiores al 50% en uno o dos dígitos permanecerán en los dígitos, no dentro de un horario manual.

Cálculo del valor de carga global:

  1. Determinamos el número de semanas por dígito multiplicando el porcentaje de pérdida de uso por dígito por el máximo de semanas permitido por dígito.

     

  2. Determinamos el «total de semanas por dígito» sumando el número de semanas por dígito.

     

  3. Determinamos el número total de «semanas de carga» multiplicando las «semanas de dígitos totales» por el porcentaje de carga y sumándolo a las «semanas de dígitos totales».

     

  4. Dividimos el valor por el valor máximo de semanas legales de la mano. A continuación, convertimos a porcentaje de pérdida de mano multiplicando el cociente por 100.

Ejemplo:

Utilizamos un 50% de pérdida de uso del dedo índice, y un 60% de pérdida de uso del pulgar se le da una carga del 60% y se convierte en un programa de mano (Escenario C abajo).

  1. (A) 50% Pérdida de índice 23 semanas (50% de 46 semanas)

    (B) 60% Pérdida del pulgar 45 semanas (60% de 75 semanas)

     

  2. Total dígitos semanas (A más B) 68 semanas (23 + 45)

     

  3. Total de semanas incluida la carga del 60% 108,8 semanas ((68 x 60%)+68)

     

  4. Convertido a horario manual 44,6% ((108,8/244) x 100)

Tabla: Carga de dos dígitos afectados

  • Escenario A – No hay carga si un dígito tiene una pérdida de uso del 50% y otro tiene menos del 50%. Proporcionamos a cada dedo un porcentaje diferente.

     

  • Escenario B – La carga es igual al 60%. Se convierte en un horario manual si un dígito tiene una pérdida de uso del 100% y otro del 50%.

     

  • Escenario C – Cargamos al 60% y convertimos a horario manual los horarios con al menos un 50% en dos dígitos.

     

  • Escenario D – Cargamos al 60% y convertimos a un programa de mano los programas con un 100% de pérdida ósea en el pulgar o el índice y menos del 50% de pérdida de uso en un segundo dígito.

Tabla: Carga de al menos tres dígitos afectados

  • Escenario A – Cargamos al 30% y pasamos a un programa de mano con un 50% de pérdida de uso en cada dedo.

     

  • Escenario B – Cargamos al 60% y pasamos a un horario manual con al menos un 50% de pérdida de uso en dos o más dígitos.

Tabla: Carga de amputaciones

  • Escenario A – Cargamos al 60% y convertimos a una mano programada para amputación de la mitad de las falanges distales de al menos dos dedos o anquilosis de la articulación DIP de al menos dos dedos.

     

  • Escenario B – Cargamos al 60% y convertimos a un programa de mano para amputación a través de las falanges medias de al menos dos dígitos.

     

  • Escenario C – Cargamos al 120% y pasamos a un programa de mano para amputaciones a través de las falanges proximales de al menos dos dedos.

     

  • Escenario D – Cargamos al 120% y pasamos a un programa de mano para amputaciones del primer metacarpiano del pulgar.

Amputación

El nivel de amputación depende del deterioro residual y de la evaluación de la pérdida funcional. Las amputaciones quirúrgicas suelen producirse por encima del nivel de la lesión para obtener un cierre adecuado o un funcionamiento correcto, lo que da lugar a informes iniciales de radiografías engañosos.

Por lo tanto, obtendremos nuevas radiografías postoperatorias para determinar el grado de pérdida ósea y el nivel final de amputación necesario para el cálculo de la pérdida programada.

Figura: Programa de amputación Pérdida de uso de los dedos

Figura: Programa de amputación Pérdida de uso de los dedos

  1. Utilizamos un 100% de pérdida de uso de la mano para la pérdida de todos los dedos en las falanges proximales.

     

  2. Una pérdida del 15-20% del uso del dedo equivale a la pérdida de la punta del penacho con pérdida ósea de la falange distal. A continuación, si está presente, añadimos el porcentaje de déficit de movilidad en la articulación DIP.

     

  3. Utilizamos un 33 1⁄3% de pérdida de uso del dedo con una pérdida por el bajo del mechón.

     

  4. La pérdida del 50% del uso de un dedo equivale a la pérdida de la mitad o la totalidad de la falange distal. Por lo tanto, no añadimos valores para el deterioro de la movilidad en la articulación DIP.

     

  5. Utilizamos un 50% de pérdida de uso del dedo para la amputación a través de la articulación DIP.

     

  6. Utilizamos un 100% de pérdida de uso del dedo con una pérdida de cualquier porción de la falange media.

     

  7. Utilizamos un 100% de pérdida de uso del dedo para las pérdidas que afectan a la falange proximal.

     

  8. Evaluamos una pérdida de uso del pulgar del 100% en un plazo de 75 semanas y utilizamos una carga del 120% convertida a un programa de mano si la amputación es proximal a la articulación MCP.

     

  9. Las pérdidas de dedos enteros que afectan a cualquier parte del radio metacarpiano equivalen a una pérdida de uso del 100% de los dígitos, cargada al 120%, y convertida a un baremo de mano.

     

  10. Proporcionamos baremos adicionales en los casos en los que se evalúa el 100% de un miembro del cuerpo en circunstancias especiales, como la pérdida del 100% de un brazo por una amputación por encima del codo.

Consulte el sitio web de la Junta de Indemnización por Accidentes de Trabajo de su estado o hable con su abogado de Indemnización por Accidentes de Trabajo para obtener más información.