Cirugía de revisión de prótesis de rodilla

Introducción

La revisión de la prótesis de rodilla significa que es necesario revisar una parte o la totalidad de la prótesis de rodilla anterior. Esta operación varía desde pequeños ajustes hasta operaciones masivas de sustitución de importantes cantidades de hueso. La típica prótesis de rodilla sustituye los extremos del fémur (hueso del muslo) y la tibia (hueso de la espinilla) con plástico insertado entre ellos y, normalmente, la rótula (tapa de la rodilla).

¿Por qué hay que revisar una prótesis de rodilla?

El dolor es el principal motivo de revisión. Normalmente, la causa está clara, pero no siempre. Las rodillas sin una causa obvia de dolor, en general, no evolucionan tan bien después de la cirugía.

Desgaste del plástico (polietileno) – Esta es una de las revisiones más sencillas en las que sólo se cambia el inserto de plástico.

Inestabilidad: significa que la rodilla no es estable y puede ceder o no sentirse segura al caminar.

Aflojamiento del componente femoral, tibial o rotuliano: suele presentarse como dolor, pero puede ser asintomático. Es por esta razón por la que debe hacerse un seguimiento de la articulación de por vida, ya que puede haber cambios en las radiografías que indiquen que la rodilla debe ser revisada a pesar de no tener síntomas.

Infección: suele presentarse como dolor, pero puede manifestarse como hinchazón o fiebre aguda.

Osteólisis (pérdida ósea). Esto puede ocurrir debido a la liberación de partículas en la articulación de la rodilla que provoca la destrucción del hueso.

Rigidez- Es difícil de mejorar con la revisión pero puede ayudar en las indicaciones adecuadas.

Antes de la operación

  • Su cirujano le enviará a hacerse análisis de sangre rutinarios y cualquier otro
  • Investigaciones previas a la intervención quirúrgica
  • Se le pedirá que se someta a un reconocimiento médico general con un médico
  • Debe tratar cualquier otro problema médico, quirúrgico u odontológico antes de la intervención.
  • Prepárese para recibir ayuda en casa antes de la operación.
  • Deje de tomar aspirina o antiinflamatorios 10 días antes de la intervención, ya que pueden provocar hemorragias.
  • Deje de tomar cualquier medicamento naturista o a base de plantas 10 días antes de la intervención.
  • Dejar de fumar el mayor tiempo posible antes de la cirugía

Día de la intervención

  • Por lo general, ingresará en el hospital el mismo día de la operación.
  • Es posible que se requieran más pruebas al ingreso
  • Conocerás a las enfermeras y responderás a algunas preguntas para los registros del hospital.
  • El anestesista le hará algunas preguntas
  • El asistente le dará ropa de hospital para que se cambie y se duche antes de la operación.
  • Se afeitará y limpiará el lugar de la operación
  • Aproximadamente 30 minutos antes de la intervención, se le trasladará al quirófano.

Procedimiento quirúrgico

Cada rodilla es individual y las prótesis de rodilla lo tienen en cuenta al tener diferentes tamaños para su rodilla. Si la pérdida de hueso es superior a la habitual, a veces se añaden piezas adicionales de metal o hueso.

En cualquier operación quirúrgica, estará bajo condiciones estériles, anestesia raquídea o general. Estará de espaldas y se le aplicará un torniquete en la parte superior del muslo para reducir la pérdida de sangre. La cirugía dura aproximadamente dos horas.

La posición de la pierna se prepara y se cubre en la mesa de operaciones.

Su pierna se prepara para la cirugía con una solución esterilizante con un torniquete en la parte superior del muslo.

Expondrá la articulación de la rodilla mediante una incisión de 7 cm.

Los extremos óseos del fémur y la tibia se preparan con una sierra o una fresa.

A continuación, se insertan componentes de prueba para asegurarse de que encajan correctamente.

A continuación se colocan los componentes reales (femoral y tibial) con o sin cemento.

A continuación, se cierra la rodilla con cuidado, se suelen insertar drenajes y se venda la rodilla.

Curso postoperatorio

Cuando se despierte, estará en la sala de recuperación con goteros intravenosos en el brazo, una sonda (catéter) en la vejiga y varios monitores más para comprobar sus observaciones vitales. Normalmente tendrá que pulsar un botón para que le administren analgésicos a través de una máquina llamada PCA (Analgesia Controlada por el Paciente).

El protocolo postoperatorio depende del cirujano, pero, en general, el drenaje se retirará a las 24 horas y usted podrá levantarse de la cama y empezar a mover la rodilla y a caminar sobre ella uno o dos días después de la intervención. El movimiento se hace más fácil el 2º día postoperatorio, ya que el vendaje se reduce un poco. Su fisioterapeuta supervisará su proceso de rehabilitación y movilización.

Para evitar la congestión pulmonar, es importante respirar profundamente y expectorar cualquier flema que pueda tener.

Para minimizar los coágulos sanguíneos en las piernas, puede utilizar una o varias medidas, como cubiertas inflables para las piernas, medias e inyecciones en el abdomen para diluir los coágulos sanguíneos o TVP, que se tratarán en detalle en la sección de complicaciones.

Gran parte de los resultados a largo plazo de las prótesis de rodilla dependen del esfuerzo que realice tras la operación.

Por lo general, permanecerá en el hospital entre 3 y 5 días y después se irá a casa o a un centro de rehabilitación, en función de sus necesidades. Necesitará fisioterapia para la rodilla después de la operación.

El cirujano le dará el alta con un andador o unas muletas y, por lo general, pasará a utilizar un bastón a las seis semanas.

Atención domiciliaria

Retire las suturas aproximadamente a los 10 días si no se disuelve de forma natural.

La flexión de la rodilla es variable, pero a las 6 semanas debería doblarse hasta 90 grados. El objetivo es conseguir 110-115 grados de movimiento.

Báñate cuando la herida se seque. Podrá conducir en torno a las 6 semanas, una vez que haya recuperado el control de la pierna. A las 6 semanas debería poder caminar con comodidad.

Las actividades más físicas, como los deportes comentados anteriormente, pueden tardar 3 meses en poder realizarse cómodamente.

Cuando vuelvas a casa, tienes que tomar precauciones especiales en torno a la casa para asegurarte de que es segura. Puedes instalar barandillas en el cuarto de baño o modificar la forma de dormir, sobre todo si hay que subir muchas escaleras.

Por lo general, deberá someterse a una revisión a las 6 semanas con su cirujano, que evaluará su evolución. Debe seguir acudiendo a su cirujano durante el resto de su vida para que le revise la rodilla y le haga radiografías.

Siempre se corre el riesgo de contraer infecciones, sobre todo en caso de intervenciones dentales o quirúrgicas en las que los gérmenes (bacterias) pueden penetrar en el torrente sanguíneo y llegar hasta la rodilla.

Si alguna vez tiene dolor inexplicable, hinchazón, enrojecimiento o si se encuentra mal, debe acudir a su médico lo antes posible.

Riesgos y complicaciones

  • La cirugía mayor implica un riesgo, pero compensa los posibles inconvenientes
  • Infórmese de estos riesgos antes de someterse a la intervención.

Las complicaciones pueden ser médicas (generales) o locales específicas de la rodilla.

Las complicaciones médicas incluyen las de la anestesia y su bienestar general. Puede darse casi cualquier afección médica, por lo que esta lista no está completa. Las complicaciones incluyen

  • Reacciones alérgicas a medicamentos
  • Pérdida de sangre que requiere transfusión con su bajo riesgo de transmisión de enfermedades
  • Infartos de miocardio, accidentes cerebrovasculares, insuficiencia renal, neumonía, infecciones de vejiga
  • Complicaciones de los bloqueos nerviosos, como infección o lesiones nerviosas
  • Los problemas médicos graves pueden provocar problemas de salud continuos, hospitalizaciones prolongadas o, en raras ocasiones, la muerte.

Complicaciones locales

Infección

La infección puede producirse con cualquier operación. En la cadera, puede ser superficial o profunda. Las tasas de infección son de aproximadamente el 1%. Los antibióticos pueden tratarla, pero puede requerir una nueva intervención quirúrgica. La extirpación de la cadera erradica la infección.

Coágulos sanguíneos (trombosis venosa profunda)

Pueden formarse en los músculos de la pantorrilla y desplazarse al pulmón (embolia pulmonar). En ocasiones pueden ser graves e incluso potencialmente mortales. Si en algún momento le duelen las pantorrillas o le falta el aire, debe avisar a su cirujano.

Fracturas o roturas óseas

Puede ocurrir durante la cirugía o después si se cae. Para repararlas, puede ser necesaria una intervención quirúrgica.

Rigidez en la rodilla

Lo ideal es que la rodilla se doble más de 100 grados, pero en ocasiones puede que la rodilla no se doble tan bien como se espera. A veces las manipulaciones requieren que lo tome mientras va al quirófano.

Póngase

No es necesario cambiar el revestimiento de plástico, ya que se desgasta con el tiempo, normalmente entre 10 y 15 años.

Irritación o ruptura de la herida

La cirugía siempre cortará algunos nervios de la piel, por lo que inevitablemente tendrá algo de entumecimiento alrededor de la herida. Esto no afecta a la función de la articulación. También puede aparecer dolor alrededor de la cicatriz. La crema de vitamina E y los masajes pueden ayudar a reducirlo.

Ocasionalmente, pueden producirse reacciones a las suturas o una ruptura de la herida que puede requerir antibióticos o, en raras ocasiones, una nueva intervención quirúrgica.

Aspecto cosmético

La cirugía pone la rodilla en la alineación correcta para permitir una función adecuada, por lo que puede tener un aspecto diferente al que tenía.

Desigualdad en la longitud de las piernas

Esto también se debe al hecho de que una rodilla corregida está más recta y es inevitable.

Dislocación

Afección extremadamente rara en la que los extremos de la articulación de la rodilla pierden contacto entre sí o el inserto de plástico puede perder contacto con la tibia (espinilla) o el fémur (hueso del muslo).

Problemas de rótula

La rótula puede dislocarse. Esto significa que se mueve de su sitio y puede romperse o aflojarse.

Lesiones de ligamentos

Hay varios ligamentos que rodean la rodilla. La cirugía corrige los ligamentos desgarrados, rotos o lesionados.

Daños en nervios y vasos sanguíneos

Los daños en nervios y vasos requieren una segunda operación. El daño nervioso puede causar una pérdida de sensibilidad o movimiento por debajo de la rodilla y puede ser permanente.

Hable detenidamente de sus preocupaciones con su cirujano ortopédico antes de la intervención.

Resumen

La cirugía no es una perspectiva agradable para nadie, pero para algunas personas con artritis puede significar la diferencia entre llevar una vida normal o soportar una enfermedad debilitante. La cirugía restablece la función de las articulaciones dañadas y alivia el dolor. Puede considerarlo parte de su plan de tratamiento.

Los médicos ofrecen la cirugía sólo cuando ha fracasado el tratamiento no quirúrgico. Es una decisión importante y, en última instancia, es una decisión informada para usted, su cirujano, su familia y su médico.

Aunque la mayoría de las personas están muy contentas con su nueva rodilla, pueden surgir complicaciones y debe conocerlas antes de tomar una decisión. Espere hasta estar seguro de que es el mejor procedimiento para usted.

Casos prácticos de revisión de prótesis de rodilla

¿Por qué elegir al Dr. Karkare?

Como uno de los mejores especialistas en prótesis articulares de la ciudad de Nueva York, el Dr. Karkare tiene una amplia experiencia en prótesis de rodilla de revisión, lo que garantiza que los pacientes dispongan de la más amplia gama de opciones de tratamiento seguras y eficaces para aliviar el dolor y otros síntomas.

Dr. Nakul Karkare - Cirujano Ortopédico NY El doctor Karkare realiza una evaluación en profundidad de cada paciente para determinar si un abordaje anterior sería una buena elección o si podría preferirse otro abordaje antes de realizar cualquier procedimiento.

Esto permite a cada paciente tomar una decisión informada y con conocimiento de causa para que pueda sentirse seguro de su atención en cada paso del camino.

Para programar su evaluación, llame al (212)951-0182 o utilice nuestro formulario de contacto en línea para obtener más información.

 

Programe su visita inicial