Cómo se realiza la cirugía de prótesis de cadera

La primera artroplastia total de cadera se realizó en Estados Unidos en 1969. Desde entonces, el creciente número de estadounidenses mayores activos y las mejoras tecnológicas han hecho que el procedimiento sea más habitual.

Las prótesis de cadera ofrecen una reducción del dolor, una mejora de la movilidad y la oportunidad de que los pacientes recuperen la calidad de vida que tenían antes.

¿Quién se somete a una operación de prótesis de cadera en EE.UU.?

Las estadísticas de la Agencia de Investigación y Calidad Sanitarias de EE.UU. muestran que cada año se realizan más de 350.000 operaciones de prótesis de cadera en todo el país. Aunque la prevalencia aumenta con la edad, los pacientes que reciben caderas artificiales son de todas las razas y procedencias.

Una investigación presentada en la reunión anual de la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos (AAOS) en 2014 muestra que el número de personas en Estados Unidos que viven con una cadera artificial se sitúa en torno a los 2,5 millones. Esto incluye aproximadamente 1,4 millones de mujeres y 1,1 millones de hombres.

Los pacientes mayores de 45 años reciben el 95% de las caderas artificiales que se implantan cada año, y alrededor del 6% de la población se somete a una prótesis total de cadera a mediados de los 80 años.

Gráfico de la edad media de sustitución de cadera y rodilla en EE.UU.

Gráfico de la edad media de sustitución de cadera y rodilla en EE.UU.

¿Por qué son necesarias las prótesis de cadera?

La cadera es una articulación esférica, formada por una cabeza femoral en el extremo de la pierna que encaja en el acetábulo de la pelvis. En condiciones normales, esto permite una amplitud de movimiento suave y sin dolor. Cuando se daña cualquiera de estas estructuras, el resultado suele ser la pérdida de funcionalidad y un dolor debilitante.

La mayoría de las prótesis de cadera son necesarias por el desgaste normal de la articulación. Otras razones comunes por las que una persona puede necesitar una artroplastia de cadera son los traumatismos, la displasia del desarrollo, la reducción del flujo sanguíneo a la articulación, los crecimientos anormales y los trastornos de cadera en la infancia que provocan un desgaste excesivo.

¿Cómo se realiza una artroplastia de cadera y una artroplastia parcial de cadera?

En general, hay tres procedimientos principales conocidos como «reemplazo de cadera». Durante una operación de prótesis total de cadera, se extraen tanto la cabeza femoral como la cavidad en la que encaja y se sustituyen por una articulación artificial. La cirugía de prótesis parcial de cadera elimina la cabeza femoral y el vástago, mientras que la prótesis de superficie de cadera sustituye la cavidad.

Montaje de prótesis de cadera

Montaje de prótesis de cadera

¿Son frecuentes las complicaciones tras una prótesis de cadera?

Ninguna intervención quirúrgica está exenta de complicaciones, y las prótesis de cadera no son una excepción. Las complicaciones tras una artroplastia de cadera pueden provocar síntomas como:

  • Dolor articular
  • Disminución de la amplitud de movimiento
  • Aflojamiento del implante
  • Muerte tisular
  • Deterioro óseo
  • Fallo del implante

Aproximadamente la mitad de los pacientes que se someten a una prótesis de cadera sufren osificación heterotópica, un endurecimiento del tejido que rodea el implante. Afortunadamente, sólo provoca síntomas en el 10% de los afectados.

Casi tres de cada cuatro fracasos de implantes de cadera se deben al deterioro del hueso que rodea al implante. Las roturas óseas alrededor del implante, conocidas como fracturas periprotésicas, y el aflojamiento del implante también pueden provocar el fallo de la articulación artificial.

Preparar una prótesis de cadera

Preparar una prótesis de cadera

Las luxaciones de cadera son poco frecuentes tras las primeras operaciones de prótesis de cadera y se producen en menos del 5% de los casos. Sin embargo, tras la cirugía de revisión, el riesgo aumenta hasta casi el 20%. La luxación es más frecuente en los primeros meses tras la intervención.

Las infecciones también son infrecuentes, ya que sólo se producen en el 1% de los pacientes. En algunos casos, el cirujano puede abrir la zona quirúrgica para limpiar el área infectada. Para otros pacientes, puede ser necesario retirar la cadera artificial y programar otro procedimiento de implante para más adelante.

Aunque pueden surgir complicaciones tras una intervención de prótesis de cadera, esta cirugía ha permitido a millones de personas recuperar la movilidad y vivir sin dolores debilitantes. Tanto si se utilizan para tratar la artritis como para ayudar a curar una fractura de cadera, las prótesis artificiales de cadera han dado a muchos estadounidenses la oportunidad de recuperar una mejor calidad de vida.

Referencias:
Resúmenes en línea

Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU.

Programe su visita inicial