Luxación recidivante de cadera

La sustitución artificial de una rótula puede devolver la funcionalidad a una cadera afectada por una lesión o artritis. El procedimiento suele tener éxito. Sin embargo, durante la artroplastia total de cadera, el médico corta la cápsula ligamentosa y otros tejidos blandos que rodean y ayudan a centrar la bola de la articulación en su cavidad. Esto reduce la estabilidad de la articulación de la cadera y aumenta el riesgo de luxación.

Ciertos abordajes quirúrgicos durante la artroplastia de cadera aumentan el riesgo de luxación. Los componentes protésicos pueden carecer de la orientación adecuada o estar muy mal posicionados. Algunos diseños pueden ser inadecuados y hacer que los componentes hagan palanca contra las prominencias óseas. Las cirugías previas de cadera provocan la laxitud de los tejidos blandos. Las fracturas posquirúrgicas también pueden provocar una luxación de cadera. Después de una operación de prótesis de cadera, mientras los tejidos cicatrizan, su médico le dará instrucciones específicas para evitar ciertos movimientos con el fin de prevenir una luxación. Entre ellas se encuentran:

  • No flexionar la cadera más de 90 grados: Debes evitar sentarte en sofás bajos, en su lugar utiliza sillas altas o camas elevadas. Al coger un objeto del suelo debe extender la pierna operada hacia atrás mientras se apoya en un mueble.
  • No girar la rodilla hacia dentro: No debes cruzar las rodillas al sentarte y al tumbarte de lado, en su lugar levanta la rodilla con una almohada para evitar que caiga hacia dentro.

Estas precauciones son obligatorias durante al menos 6-12 semanas después de la intervención quirúrgica, para que la tensión sobre los tejidos blandos en cicatrización sea mínima y pueda formarse una cápsula gruesa alrededor de la articulación. El incumplimiento de estas instrucciones aumenta el riesgo de luxaciones.

La luxación de la cadera artificial es poco frecuente, pero es probable que se produzca en los 3 primeros meses tras la intervención. Puede experimentar dolor, un chasquido, incapacidad para soportar peso o mover completamente la pierna/cadera, sensación de que la cadera se ha salido de su articulación, o que la pierna afectada es más corta o gira hacia dentro. Se obtienen radiografías para evaluar la orientación de los componentes, la malposición y el desgaste de los componentes, así como el desgaste de los tejidos blandos y la no unión. Pueden obtenerse muestras de hueso y médula ósea y enviarse al laboratorio para comprobar si hay infección.

Las luxaciones tempranas (antes de las 6 semanas) suelen producirse debido a la relajación de los tejidos blandos y a la formación de tejido cicatricial inmaduro, y se tratan con reposo en cama seguido de la aplicación de una férula o escayola hasta que los tejidos se fortalezcan. La cadera artificial luxada suele tratarse sin cirugía manipulando externamente la bola para volver a colocarla en la cavidad (reducción cerrada). Esto suele conseguirse bajo anestesia, mediante maniobras de estiramiento, tracción y movilización. Pueden administrarse medicamentos para relajar los músculos de la cadera. Como el procedimiento es indoloro, el médico puede utilizar la fuerza suficiente para romper las adherencias cicatriciales o de tejido blando que se han formado alrededor de la articulación y separar los componentes antes de reducirlos a la posición correcta.

Si las luxaciones articulares se hacen frecuentes, puede ser necesaria una cirugía de revisión. La cirugía de revisión puede implicar lo siguiente:

  • Retirada de los componentes protésicos desalineados y sustitución de los mismos en la posición anatómica adecuada.
  • El cemento endurecido que se utilizó para fijar la prótesis debe retirarse con cuidado para evitar una fractura ósea. A continuación, los componentes liberados se alinean en la posición adecuada.
  • El equilibrio de los tejidos blandos puede restablecerse reposicionando los tejidos blandos para proporcionar una tensión adecuada.
  • Se eliminan los tejidos blandos, el hueso y el cemento.
  • Como suele haber pérdida de hueso alrededor del componente protésico, su médico puede utilizar un injerto óseo tomado de su propio cuerpo o de un banco de huesos para reforzar el hueso.
  • Si se produce una fractura, ésta se repara como parte del procedimiento.
  • Si hay infección, será necesario sustituir la prótesis.
  • En determinados casos en los que las luxaciones son recurrentes y no existe una causa clara, una prótesis que limite su movimiento puede ser beneficiosa.

Es necesario seguir las precauciones indicadas y cumplir el programa de rehabilitación para maximizar la función de la cadera y evitar futuras luxaciones de cadera.

**********

La luxación es una de las lesiones más comunes y se produce en cualquier lugar donde dos o más huesos se unen para formar una articulación. La luxación de una articulación se produce cuando los extremos de los huesos de la articulación se salen de su posición normal. Las luxaciones son lesiones dolorosas que inmovilizan y deforman temporalmente la articulación lesionada.

Aunque los hombros y los dedos son las articulaciones que con más frecuencia se luxan, también pueden luxarse los codos, las rodillas y las caderas. Si cree que se ha dislocado una articulación, acuda al médico lo antes posible para asegurarse de que no hay fracturas en los huesos y para que éstos vuelvan a su posición correcta.

Cuándo acudir al médico

A veces es difícil distinguir entre un hueso roto y una articulación dislocada. Si usted o su hijo parecen tener algún tipo de lesión, busque ayuda médica de inmediato. Si es posible, ponte hielo en la articulación y mantenla inmóvil mientras esperas el tratamiento médico. La mayoría de las luxaciones, cuando son tratadas adecuadamente por un profesional médico, vuelven a funcionar con normalidad tras varias semanas de rehabilitación y reposo adecuado. Sin embargo, es posible que algunas articulaciones, por ejemplo el hombro, presenten un mayor riesgo de luxación de repetición

Síntomas

Una articulación dislocada puede ser:

  • Hinchado e inmóvil
  • Tienen algo de decoloración
  • Estar visiblemente fuera de lugar o deformado
  • Intensamente doloroso

Otros signos o síntomas que se pueden experimentar son entumecimiento u hormigueo cerca o debajo de la lesión. Un ejemplo de ello es el entumecimiento que se siente en el pie si la articulación dislocada es la rodilla o en la mano si se trata de un codo dislocado.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo para todos los tipos de luxación articular incluyen:

  • Susceptibilidad a las caídas. Sufrir caídas es un riesgo al que se enfrenta todo el mundo y expone a la persona a posibles dislocaciones articulares cuando se utilizan los brazos para sujetarse en caso de impacto o si se aterriza con fuerza sobre determinadas partes del cuerpo, como las articulaciones del hombro o la cadera.
  • Herencia. Algunas personas, debido a la genética, nacen con ligamentos sueltos, lo que las hace más propensas a las lesiones que la media de la población.
  • Participación deportiva. Muchos atletas sufren luxaciones debido a su participación en deportes de contacto o de alto impacto, por ejemplo, lucha, gimnasia, fútbol y baloncesto.
  • Accidentes de tráfico. Una de las principales causas de luxación de cadera son los accidentes de tráfico. Una forma de reducir el riesgo es la sencilla tarea de ponerse el cinturón de seguridad.

Luxación tras intervenciones quirúrgicas

La luxación de cadera adquirida tiende a tener la tasa de incidencia más alta inmediatamente después de una cirugía reciente de prótesis de cadera y posiblemente tiene el nivel más alto de ocurrir dentro de los tres primeros meses después de la cirugía.

Tras la cirugía primaria de prótesis total de cadera, los que experimentan luxación de cadera son aproximadamente el 3,9% de los pacientes durante las primeras 26 semanas postoperatorias.

Tras una revisión quirúrgica de prótesis total de cadera, aproximadamente el 14,4% de los pacientes experimentan una luxación de cadera durante las 26 semanas postoperatorias. La incidencia de luxación de cadera tras cualquier tipo de cirugía de prótesis de cadera varía de una persona a otra y depende en gran medida de cada paciente, implante de cadera y equipo quirúrgico u otros factores quirúrgicos.

La contribución más influyente a la luxación de cadera y a que la cadera pueda o no permanecer estable tras la cirugía es la amplitud de movimiento preoperatorio de la cadera de cada paciente. La estabilidad postoperatoria de la cadera depende en gran medida de la amplitud de movimiento de la cadera antes de la intervención, por lo que es crucial que las caderas del paciente se encuentren dentro de una determinada amplitud para garantizar la mejor recuperación y la máxima estabilidad posible después de la cirugía.

Consideraciones

A veces puede resultar difícil distinguir entre un hueso roto y una articulación dislocada. Ambas situaciones se consideran emergencias que requieren atención urgente y tratamiento de primeros auxilios.

La mayoría de las luxaciones pueden tratarse fácilmente en urgencias o en la consulta del médico. Durante el tratamiento, es posible que se administre al paciente un medicamento que adormecerá la zona y le provocará sueño. somnoliento. Dependiendo de la gravedad de la lesión, se necesita anestesia general que sumirá al paciente en un sueño profundo.

Si se tratan a tiempo, casi todas las luxaciones no serán causa de una lesión permanente.

Deberías esperarlo:

  • Las lesiones de todos los tejidos circundantes suelen tardar una media de 6 a 12 semanas en curarse. En algunos casos, la cirugía es necesaria para reparar los desgarros del ligamento que se desgarra cuando se luxa la articulación.
  • Las lesiones que dañan los vasos sanguíneos o los nervios pueden provocar problemas permanentes o a largo plazo.

Una vez que se produce una luxación de articulación, aumentan mucho las probabilidades de futuras luxaciones. Después de tratar las luxaciones en la consulta del médico o en urgencias, los pacientes suelen ser enviados a un cirujano ortopédico o a un médico especialista en articulaciones y huesos para su seguimiento.

Causas

Las luxaciones suelen estar causadas por un impacto repentino en la articulación. Suele producirse tras un golpe, una caída u otro traumatismo.

Síntomas

Una articulación dislocada puede ser:

  • Acompañado de entumecimiento u hormigueo en la articulación o más allá de ella.
  • Muy doloroso, especialmente si se intenta utilizar la articulación o se carga peso sobre ella.
  • Movimiento limitado
  • Hinchazón o hematoma
  • visiblemente fuera de lugar, descolorido o deformado

El codo de niñera, o codo en tirón, es una luxación parcial frecuente en los niños pequeños. El síntoma principal es el dolor, de modo que el niño no quiere utilizar el brazo. Esta luxación puede tratarse fácilmente en la consulta del médico.

Primeros auxilios

Pasos a seguir en primeros auxilios:

  • Llame al 911 antes de empezar a tratar a alguien que pueda tener una luxación, especialmente si el accidente que causó la lesión puede poner en peligro su vida.
  • Si la persona tiene una lesión grave, compruebe sus vías respiratorias, su respiración y su circulación. Si es necesario, inicie la reanimación cardiopulmonar o el control de la hemorragia.
  • No muevas a la persona si crees que se ha lesionado la cabeza, la espalda o una pierna. Mantenga a la persona tranquila y quieta.
  • Si la piel está rota, tome medidas para prevenir la infección.
  • No sople sobre la herida.
  • Aclara la zona suavemente con agua limpia para eliminar la suciedad que puedas ver, pero no restriegues ni palpes.
  • Cubra la zona con apósitos estériles antes de inmovilizar la articulación lesionada.
  • Entablilla o coloca la articulación lesionada en la posición en la que la encontraste.
  • No mueva la articulación. Inmovilice la zona por encima y por debajo de la zona lesionada.
  • Compruebe la circulación sanguínea alrededor de la lesión presionando firmemente la piel de la zona afectada. Debería volverse blanco y recuperar el color un par de segundos después de dejar de presionar sobre él. Para reducir el riesgo de desarrollar una infección, no realice este paso si la piel está rota.
  • Aplique bolsas de hielo para aliviar el dolor y la hinchazón, pero no ponga hielo directamente sobre la piel. Envuelve el hielo en un paño limpio.
  • Tome medidas para evitar el choque. A menos que haya una lesión en la cabeza, las piernas o la espalda, tumbe a la víctima, eleve los pies unos 30 cm y cúbrala con un abrigo o una manta.

NO

  • NO mueva a la persona a menos que la lesión haya sido completamente inmovilizada.
  • NO mueva a una persona con la cadera, la pelvis o la parte superior de la pierna lesionada a menos que sea absolutamente necesario. Si usted es el único rescatador y hay que mover a la persona, arrástrela por la ropa.
  • NO intente enderezar un hueso o articulación deforme ni intente cambiar su posición.
  • NO compruebe la pérdida de función de un hueso o articulación deforme.
  • NO le dé nada a la persona por la boca.

Cuándo contactar con un profesional médico

Llame inmediatamente al 911 si la persona presenta alguno de los siguientes síntomas:

  • Un hueso que sobresale a través de la piel
  • Una luxación o fractura ósea conocida o sospechada
  • Zona pálida, fría, húmeda o azulada debajo de la articulación lesionada.
  • Hemorragia grave
  • Signos de infección, como calor o enrojecimiento en la zona lesionada, pus o fiebre.

Prevención

Para ayudar a prevenir lesiones en los niños:

  • Cree un entorno seguro alrededor de su casa.
  • Ayude a prevenir las caídas colocando rejas en las escaleras y manteniendo las ventanas cerradas y atrancadas.
  • Vigile a los niños en todo momento. No hay nada mejor que una supervisión estrecha, por muy seguro que parezca el entorno o la situación.
  • Enseñe a los niños a estar seguros y a cuidar de sí mismos.

Para ayudar a prevenir las luxaciones en adultos:

  • Para evitar caídas, no te subas a sillas, encimeras u otros objetos inestables.
  • Elimine las alfombras, especialmente cerca de las personas mayores.
  • Utiliza equipo de protección cuando practiques deportes de contacto.

Para todas las edades:

  • Tenga a mano un botiquín de primeros auxilios.
  • Retire los cables eléctricos del suelo.
  • Utilice pasamanos en las escaleras.
  • Utilice alfombrillas antideslizantes en el fondo de las bañeras y no utilice aceites de baño.