Pautas de tratamiento médico del Estado de Nueva York para los defectos condrales (cartílago o defectos de cartílago y hueso) en pacientes con indemnización por accidente laboral

Las directrices para el tratamiento de los defectos condrales han sido formuladas por la Junta de Indemnización por Accidentes de Trabajo del Estado de Nueva York. Su objetivo es ayudar a los médicos y profesionales sanitarios a determinar el tratamiento adecuado para esta enfermedad.

Los profesionales sanitarios que tratan defectos condrales pueden basarse en estas directrices de la Junta de Indemnización por Accidentes de Trabajo para tomar decisiones informadas sobre el nivel óptimo de cuidados para sus pacientes.

Es importante señalar que estas directrices no deben sustituir al juicio clínico ni a la experiencia profesional. La decisión final sobre los cuidados debe ser fruto de la colaboración entre el paciente y el profesional sanitario.

 

Descripción/Definición

Cartílago o cartílago y defecto óseo en la superficie articular o meniscal de una articulación.

 

Mecanismo de lesión

Por lo general, es causada por una lesión traumática de rodilla, particularmente como resultado de una contusión.

 

Hallazgos físicos específicos

Derrame en la rodilla, dolor en la articulación.

 

Procedimientos de prueba

Resonancia magnética, radiografías, tomografía computarizada
Recomendado – en pacientes seleccionados según indicación clínica.
Indicaciones: La RM puede revelar hematomas óseos, lesiones osteocondrales o posibles lesiones del cartílago articular. También pueden utilizarse radiografías y TAC. Tras una lesión aguda, la resonancia magnética suele mostrar hematomas óseos.

 

Tratamiento no quirúrgico

Recomendado – en pacientes seleccionados según indicación clínica.
Reposo/restricción de la actividad, descarga con muletas o bastón, hielo, elevación, ortesis, terapia activa y/o pasiva, AINE, inyecciones terapéuticas de APAP, que en un momento posterior pueden incluir terapia con hialuronato.

 

Indicaciones quirúrgicas / Tratamiento quirúrgico

El autoinjerto osteocondral y el implante de condrocitos autólogos (ACI) no están incluidos en la lista de procedimientos preautorizados.
Los proveedores que deseen realizar uno de estos procedimientos deben solicitar autorización previa a la aseguradora antes de realizar el procedimiento.
Si inicialmente se recomienda un enfoque de tratamiento no quirúrgico, la cirugía puede estar indicada tras el fracaso del tratamiento conservador. El paciente debe seguir presentando los hallazgos objetivos designados, los síntomas subjetivos y (si procede) los hallazgos de imagen.

 

Implante de condrocitos autólogos (ICA) Criterios de exclusión

La ACI no es un procedimiento cubierto en ninguna de las siguientes circunstancias:
i. Lesión que afecta a cualquier porción del cartílago articular femororrotuliano, hueso, o se debe a osteocondritis disecante.
ii. En la superficie tibial opuesta existe una “lesión en beso” o un grado II, III o IV de Outerbridge modificado.
iii. Afección artrítica localizada o difusa de leve a grave que aparece en las radiografías de pie como estrechamiento del espacio articular, osteofitos o cambios en el hueso subyacente.
iv. Borde cartilaginoso no sano; la membrana sinovial de la articulación puede utilizarse como borde sustitutivo hasta ¼ de la circunferencia total.
v. Meniscectomía total previa de cualquiera de los compartimentos de la rodilla afectada. Debe tener al menos 1/3 del borde posterior del menisco.
vi. Antecedentes de anafilaxia a la gentamicina o sensibilidad a materiales de origen bovino.
vii. La condrocalcinosis se diagnostica durante el proceso de cultivo celular.

 

Clasificación del puente exterior modificada

I. Ablandamiento del cartílago articular
II. Fisuras condrales o fibrilación < 1,25 cm de diámetro
III. Fibrilación condral > 1,25 cm de diámetro (“cambios de carne de cangrejo”)
IV. Hueso subcondral expuesto

 

Terapia postoperatoria

Puede incluir restricción de peso, ortesis, terapia activa y/o pasiva. Se recomienda el movimiento pasivo continuo tras la microfractura.

 

 

Ir al contenido