La paciente es una mujer de 75 años que presenta dolor bilateral en la rodilla. Había empeorado sustancialmente el dolor en la rodilla derecha de forma progresiva durante los últimos 6 años. El dolor ha impedido al paciente realizar actividades de la vida diaria, actividades recreativas y un empleo remunerado.

La paciente probó tratamientos no quirúrgicos, como inyecciones de cortisona y fisioterapia ambulatoria, que le proporcionaron un alivio mínimo, ya que la rodilla derecha de la paciente está «hueso contra hueso» y requiere una sustitución de rodilla. Las placas muestran artrosis de rodilla con varo.

En vista de la mala calidad del hueso y de la subluxación en varo, pensamos que era necesario un vástago tibial para obtener un resultado a largo plazo.

Artroplastia total de rodilla derecha

El paciente fue sometido a una artroplastia total de rodilla derecha. Las radiografías postoperatorias revelaron una textura ósea normal. No hay anomalías destructivas, fractura o luxación. El paciente se encuentra en estado post artroplastia del lado derecho con una posición satisfactoria del hardware El paciente siente un alivio óptimo y sólo requirió los servicios estándar de fisioterapia postoperatoria ambulatoria. La amplitud de movimiento y el soporte de peso son satisfactorios.

Bandeja tibial con vástago

El vástago tibial, como se muestra en la imagen superior, permite una mejor estabilización y transmisión de las fuerzas que actúan sobre la articulación distalmente, reduciendo así el desgaste del inserto de polietileno.